MALTRATO INFANTIL

Posted Posted by Patricia Fernández de Landa in Blog     Comments Comentarios desactivados en MALTRATO INFANTIL
May
11

maltrato

QUÉ ES MALTRATO INFANTIL

Se denomina maltrato infantil o abuso infantil a cualquier acción (física, sexual o emocional) u omisión no accidental en el trato hacia un menor, por parte de sus padres o cuidadores, que le ocasiona daño físico o psicológico y que amenaza su desarrollo tanto físico como psicológico

El maltrato infantil puede aparecer de diversas formas, no siempre implica agresión física o sexual, sino que es mucho más amplio. Los tipos de maltrato son los siguientes:

1. Abuso físico, que causa daño físico o enfermedad, desde una leve contusión hasta una lesión mortal. Normalmente incluye hematomas, cortes, quemaduras, fracturas y lesiones internas.

2. Abuso sexual, que abarca desde la exhibición sexual hasta la violación, e implica el contacto sexual entre un menor y un adulto, en el que este último utiliza al menor para su propia gratificación. Puede ser intrafamiliar, cuando el abusador forma parte del entorno familiar del niño, o extrafamiliar, es decir, fuera de la familia.

3. Abuso emocional, o psicológico, que implica insultos, críticas, amenazas, desprecio, descalificación, críticas, etc. Es un tipo de maltrato muy difícil de detectar pero que puede conllevar unas secuelas muy importantes que afectan a la seguridad y autoestima del niño en el futuro.

4. Abandono físico, cuando no se atienden las necesidades básicas del menor, como son la alimentación, higiene, vestimenta, cuidados médicos y vigilancia en situaciones de riesgo.

5. Abandono emocional, cuando no se cubren las necesidades afectivas del menor y se le trata con indiferencia e incluso rechazo.

6. Niños testigos de violencia: Aparece cuando los menores son testigos de situaciones de violencia crónica entre los adultos. Suelen padecer secuelas muy similares a las de los niños que son víctimas propiamente dichas.

INDICADORES DE MALTRATO INFANTIL EN EL NIÑO.

En el maltrato físico, lo primero que debe llamarnos la atención, independientemente del tipo de lesión, es la falta de consistencia entre el relato aportado por el adulto y las lesiones presentadas por el niño. Otros datos a tener en cuenta son, la localización de las lesiones (en áreas no habituales y prominentes del cuerpo), que aparezcan varios tipos de lesiones conjuntamente (por ejemplo quemaduras con golpes), o del mismo tipo pero en múltiples zonas, que tengan una disposición simétrica, que reproduzcan objetos o estén muy delimitadas en la piel sana.

Los tipos de lesiones que suelen aparecer son:

  •  Hematomas
  •  Contusiones
  •  Cortes
  •  Quemaduras
  •  Pinchazos
  •  Laceraciones
  •  Mordeduras
  •  Alopecia traumática
  •  Lesiones dentales
  •  Fracturas, luxaciones.
  •  Neurológicas (intracraneales).
  •  Oculares.
  •  Óticas (en los oídos).
  •  Viscerales y torácicas.

En cuanto al comportamiento del niño, aparecen diversas actitudes indicativas del problema, como son entre otras:

  •  Verbalizaciones (cuando el menor tiene edad para hacerlo), sobre el maltrato.
  •  Actitud temerosa ante padres o cuidadores.
  •  Llanto o ansiedad cuando termina la jornada escolar.
  •  Inquietud desmedida ante el llanto de los otros niños.
  •  Agresividad y problemas de adaptación en situaciones cotidianas.
  •  Tendencia a la soledad y al aislamiento.
  •  Comportamientos depresivos y autodestructivos.
  •  Autoculpabilización y fácil aceptación del castigo.
  •  Fracaso escolar.
  •  Problemas de sueño.
  •  Cauteloso ante el contacto físico con adultos, y, paradójicamente, fácil adaptación a desconocidos.
  •  Se adapta fácilmente a centros hospitalarios y de protección.

En niños muy pequeños, pérdida de hitos de desarrollo evolutivo ya alcanzados.

En definitiva, tanto padres como cuidadores y maestros deben tener en cuenta la aparición de este tipo de síntomas en los niños, y poner sobre aviso a los organismos pertinentes para asegurar la protección y bienestar del menor. La detección precoz del maltrato infantil puede evitar el agravamiento del maltrato, e incluso la muerte del niño en los casos más graves, así como la cronificación de las secuelas psicológicas que conlleva este tipo de sufrimiento.

Comments are closed.

skype
Menu Title